Loading

"Volamos mejor, sumamos más pasajeros y vendimos mejor cada asiento", dijo Recalde en el Congreso

Este mediodía el titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, presentó el Plan de Negocios 2015/2020 de Aerolíneas Argentinas en el Congreso de la Nación. Fue ante la Comisión Bicameral de Reforma del Estado y Seguimiento de las Privatizaciones que se reunió en el Salón Azul de la Cámara de Senadores.

26-Mar-2015 El presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, realizó un balance y presentó el Plan de Negocios 2015/2020 ante la Comisión Bicameral de Reforma del Estado y Seguimiento de las Privatizaciones. "Volamos más, volamos mejor, sumamos más pasajeros y vendimos mejor cada asiento", dijo.

El titular de la aerolínea de bandera aseguró que trabaja con un staff profesional de especialista en el área; que la gestión de la empresa tiene un gran control por parte de organismos del estado; y por ultimo desmintió que el Estado destine cada vez más fondos a la compañía.

“La operación en estos cinco años creció un 112% en vuelos; crecimos un 64%  en horas de vuelos; crecimos un 77% en pasajeros, y contamos con un 47% más de aviones. Sin embargo  la dotación creció solo un 19 por ciento”, reflexionó Recalde.

Además presentó las proyecciones para 2020. Señaló que la idea es incorporar vuelo entre ciudades de provincias sin pasar por Buenos Aires; fortalecer los corredores federales, y agregar vuelos a La Paz; Salvador de Bahía; México DF;  La Habana; Guayaquil; Quito y crear un vuelo Córdoba-Miami

Recalde indicó que el objetivo es alcanzar los 16 millones de pasajeros en 2019, y aseguró que las proyecciones económicas indican que con el precio del combustible de septiembre de 2014 la empresa tendría un balance positivo sin aportes del Estado en 2019. En cambio si el precio del combustible fuera el actual, ese resultado se tendría en 2017.  

“Para mí es importantísima esta exposición, ya que no solo se trata de cumplir con mandato de la ley 26.466 aprobada en diciembre de 2008 que dispuso la recuperación por parte del Estado de la aerolínea de bandera, sino para que todo el pueblo conozca a través de sus representantes el Estado de situación y la marcha del primer plan de negocios que presentamos en 2009”, indicó Recalde.

El Ceo de Aerolíneas Argentinas señaló que antes de realizar el balance de los ultimos cinco años de gestión quería  “hacer aclaraciones previas, y desmitificar dichos que se han instalado en la sociedad como (tres) zonceras”.

 En primer lugar, Recalde presentó al staff que lo acompaña “no solo en la elaboración de los planes sino en la ejecución cotidiana”.  “Desde que comenzamos la gestión de la empresa contamos con un equipo súper profesional; con expertos en cada una de la aéreas en las que les toca trabajar y asesorados por consultaras internacionales”, señaló. 

“La compañía tiene seis aéreas grandes de actuación: la comercial que está a cargo de Fabián Lombardo (varias décadas en la industria aeronáutica); la económica financiera a cargo de Pablo Ceriani; la de Planificación estratégica de la operaciones a cargo de Juan Nuñez Aguilar; Recursos Humanos a cargo de Hernán Jara; la gerencia operaciones en tierra a cargo de Álvaro Frances; la gerencia de planificación industrial y material de producción (mantenimiento) a cargo de Christian Landriscina”, detalló el titular de la empresa quien además puntualizó en el curriculum de cada uno.

“Incorporamos, promocionamos y hacemos trabajar un staff de expertos con trayectoria, que son los que nos han permitido logra la mayoría de los resultados que vamos a exhibir y equivocarnos lo menos posible”, remarcó Recalde.

Explicó que “el Segundo mito” que le gustaría rebatir es “la supuesta la falta de control y balances y falta de transparencia que tendría la conducción de esta compañía”. “Creo sin temor a exagerar que se trata de la empresa pública más controlada de la Argentina”, aseguró.

Recalde dijo que Aerolíneas Argentinas “es transparente porque está auditada por organismo públicos como la Sigen, que se reúnen permanentemente con el directorio y entre sus integrantes de carrera hay personas intachables, indudablemente objetivas a la hora de analizar y de fiscalizar la legalidad de todos los actos”.

Dijo además que la aerolínea de bandera es también controlada por la Auditoria General de la Nación. “No solo hace informes por año, sino que está todo el año trabajando en el estudio y control del funcionamiento y el control. Tienen una oficina con seis  personas de forma permanente a dos pisos de mi oficina, y han hecho todos los informes que tenían que hacer”.

“Esos balances no son secretos ni es difícil su acceso, están publicados en el página web de Aerolíneas Argentinas”, indicó ante los miembros de la comisión bicameral.

Recalde aseguró que un “tercer mito instalado y que siguen repitiendo como loros frases incorrectas es que Aerolíneas Argentina pierde plata y cada vez más”.

“Esa es una interpretación cargada de subjetividad. Yo no creo que las partidas presupuestarias cuando este congreso destina a Aerolíneas Argentinas sean pérdidas, ni siquiera gasto, sino inversión para tener trasporte aéreo en Argentina, para cumplir la ley de expropiación, para mantener y fomentar la creación de puestos de trabajo; y para promover el desarrollo económico del país”, aseguró Recalde.

Señaló que por lo que invierte el Estado en Aerolíneas Argentinas se recupera  de forma directa en impuestos y de forma indirecta mediante el impacto en la actividad turística. Dijo que ese impacto “sextuplica la inversiones que hace” el Estado mediante el impacto que genera en el PBI la existencia de una empresa de transporte aéreo.

“Se ha venido reduciendo todos los años en términos relativos el aporte que hace el Estado para mantener este servicio público. Cuando se voto la expropiación, el Estado giró por primer vez 0,73% del gasto total del Estado. Hoy de ese 0,73 destinado a Aerolíneas Argentinas se pasó a un 0,19% para mantener muchos mas aviones, y mantener mucho mas destinos”, indicó.

Recalde señaló que “tenemos un plan (de negocios) para que no se requiera la inversión del Estado para sostener el gasto operativos. Que pueda invertir pero no para gastos operativos. Y creemos que lo podemos hacer por el camino que emprendimos hace 5 años, el camino del crecimiento, de ampliación de los ingresos, y no el camino más cruento es del achique y el ajuste”.

Señaló que el plan que presentaron en 2009 “consistía en la renovación, ampliación homogeneización de la flota de aviones”.

Recordó que cuando el Estado se hizo cargo de la compañía en julio de 2008 había 26 aviones operativos. “Al final de ese año logramos poner 40 aviones en operaciones, pero hubo que invertir en herramientas, en repuestos, en personal”, señaló.

“Hoy tenemos una flota que nos solo es más moderna ya que hemos reducido un tercio la edad promedio; sino más homogénea ya que antes teníamos siete tipos de aeronaves distintas y hoy contamos con tres flotas bien claras”.

Dijo que en la actualidad hay 71 aviones con tres flotas bien claras: Embraer para rutas con menos densidad de pasajeros; Boeing 737 para destinos con mas demanda y vuelos regionales, y una sola de fuselaje ancho Airbus para vuelos con destinos fuera del continente.

“Cuando el Estado se hizo cargo, el valor de la flota era de 342 millones de dólares, y hoy es de 1.635 millones de dólares”, afirmó.

Aseguró que Aerolíneas Arfentinas invirtió “no solo en la flota sino todo lo que rodea al despegue de un avión: infraestructura, equipos de rampa, ómnibus, tractores, talleres pero también invertimos en capacitación”.

Además anunció que comenzó la construcción de un hangar de 10.000 metros cuadrados en Ezeiza con una inversión de 400 millones de pesos. “Será el más moderno y grande de toda América Latina”, remarcó.

“Pasamos de 24.000 vuelos en 2008 a 49.819 frecuencias el año pasado”, aseguró Recalde y dijo que “los pasajeros pasaron de cinco millones en 2008 a 9.703.143 pasajeros en 2014, es decir que creció un 80 por ciento”. “Crecimos más que en el porcentaje del mercado que lo que creció el mercado”, afirmó.

“Volamos más, volamos mejor, sumamos más pasajeros y vendimos mejor cada asiento”, enfatizó Recalde.

En cuanto al resultado económico señaló que “tomamos un empresa con déficit enorme: la diferencia entre costos e ingresos era de 858 millones de dólares, lo que representaba un 80% de la facturación. En 2013, fue de 237 millones de dólares, lo que equivale a un 12% de la facturación”. “Se dedujo el déficit un 57 por ciento”, afirmó.

Dijo que tuvo un impacto negativo en los pasados cinco años el aumento del valor del petróleo y aseguró que de mantenerse el precio actual el resultado económico podría ser positivo en 2017.

Señaló que las proyecciones económicas se realizan en función de los objetivos de vuelos que es llegar  a las 320.000 horas de vuelo en 2019. “Tomando el precio de combustible de septiembre de 2014, tendríamos resultados operativos positivo en 2019”, dijo e indicó que, en cambio “si a esta cuenta la proyectamos con el precio actual del combustible o con el precio promedios, los resultados son competente distintos”. Explicó que con el precio actual del combustible “En 2017 la empresa tendría un superávit operativo”.